Translate BaBel

Datos personales

Mi foto
Profesora de Filosofía del IES Mariana Pineda (Granada)

Fotorrealidad 2015

 Mi supercompañera Marian acaba de terminar un vídeo con todas vuestras fotorrealidades, ¡con música y todo!. Os lo dejo aquí, calentito, recién hecho, para que lo disfrutéis. Por cierto, las fotos, estupendas. Enhorabuena por vuestro trabajo.

¡¡¡¿¿¿Globalizado yooo???!!!

¡Hola!, esta chica es Loli. Le han dicho que está "globalizada", y cómo no sabe qué demonios es eso, se ha puesto de los nervios. De modo que, de ahora a fin de curso, tenemos que encontrar la manera de aclararle que también nosotros estamos "globalizados", que es la situación de cualquier persona en cualquier lugar de nuestro planeta. Le explicaremos cómo afecta la globalización a la vida cotidiana de la gente, e intentaremos convencerla de que la cosa tiene sus inconvenientes, pero también sus ventajas. En fin, que no hay que asustarse, porque, en cualquier caso, se trata de una realidad inevitable.
Y todo esto lo vamos a trabajar aquí
Revisa estas orientaciones para saber cómo tienes que hacer el trabajo.

El totalitarismo, para acabar.


Terminaremos el trimestre viendo la peli, "La ola", de Dennis Gensel. Inspirada en un caso real, alerta sobre la relativa facilidad con la que el ideario totalitario puede calar en las personas cuando se dan las condiciones adecuadas para ello. Nos servirá para entender la última parte de la reflexión acerca de la relación entre individuo y Estado en la que llevamos liados estas semanas. El sistema totalitario supone la desaparición del individuo, su sumisión más absoluta, pero... ¿qué conduce a las personas a aceptar someterse al poder absoluto del líder totalitario?.

Analizaremos esta película para tratar de encontrar respuestas a esta y a otras preguntas. 
PRIMERA PARTE:  revisa esta ficha didáctica sobre "La ola". En la tercera página tienes un resumen del argumento, y en las páginas 5, 6 y 7 se encuentran algunas escenas importantes, para que recuerdes los "momentos estelares" de esta historia. En las páginas 8, 9, y 10 aparecen los personajes más importantes, selecciona cuatro de ellos y que explica, en tu cuaderno, cuáles son los motivos que le conduce a entusiasmarse con "La ola" y buscar el sometimiento al líder. Entre los personajes aparece el propio lider, el profesor Wenger. Piensa qué grado de responsabilidad tiene en todo lo que ocurre (Reflexiona sobre la primera escaena y la última. En las dos Wenger va en coche, pero ¿es la misma persona?). Explica qué piensas que simboliza el final de la película, puede seprarse el fascismo de la violencia?

SEGUNDA PARTE: Revisa el análisis del fascismo que encontrarás en las páginas 199 a 201 de tu libro de texto. Haz una relación de lo que hemos visto en la película con lo que se explica sobre el totalitarismo en relación a:

a) la crítica del fascismo a los sistemas liberales democrática
b) las características del sistema totalitario.

TERCERA PARTE: realiza una pequeña investigación sobre el los partidos fascistas en Europa y en nuestro país. Este artículo, aunque un poco antiguo (es de 2012), muestra cuales son los principales partidos de extrema derecha en Europa. Anota en qué países ha calado más la propuesta totalitaria. ¿Hay algún enemigo común para todos ellos?. También puedes encontrar información en este otro artículo, mas reciente. Conoce algunas organizaciones de ideología nazi en nuestro país, aquí, y explica en tu cuaderno algunas de sus estrategias. También puedes encontrar información en este otro artículo y en esta página.

Corregiremos tu trabajo a la vuelta de Semana Santa. 


La justicia en una sociedad democrática liberal (2)

IGUALDAD                                            EQUIDAD

La justicia como equidad, una reformulación.

Segunda parte: "los principios de la justicia"

(§12. Tres cuestiones básicas)

Así pues, una vez definidos los aspectos de la convivencia social que deben ser acordados por consenso, Rawls se pregunta cuáles son los principios de la justicia más adecuados para:
a)      Definir los derechos y las libertades de los ciudadanos
b)      Regular las desigualdades económicas
Esta última cuestión es la que más preocupa a Rawls, quien, frente a otros planteamientos de liberalismo político (por ejemplo el de John Locke), quiere distinguirse por su preocupación por la igualdad efectiva, no solo la igualdad formal, de oportunidades. Esta igualdad efectiva solo será posible si se regulan las desigualdades económicas.
Para hallar un principio que regule estas desigualdades debemos encontrar un principio distributivo que se atenga a nuestras CONVICCIONES (como ciudadanos razonables y racionales) en un contexto democrático sobre las siguientes cuestiones:
1-      Los derechos y libertades básicos. (es decir, derecho a pensar lo que quiera, a tener la religión que quiera, a opinar con libertad…)
2-      El valor equitativo de las libertades políticas (es decir el derecho de todo ciudadano por igual a participar libremente en la vida política)
Estos dos principios básicos son los que se  han defendido tradicionalmente desde el liberalismo político, a ellos añade Rawls una tercera cuestión que es su aportación original a los planteamientos tradicionales:
3-      La IGUALDAD EQUITATIVA DE OPORTUNIDADES: es decir, no basta que formalmente todo ciudadano sea libre, es necesario además, defender que todo ciudadano tenga la oportunidad de desarrollar libremente sus potencialidades en la vida social.
Añade Rawls que la JUSTICIA DISTRIBUTIVA ha partido siempre de la idea de que todos los ciudadanos somos iguales (lo que entiende como IGUALDAD FORMAL) pero no siempre es así realmente. La POSICIÓN ORIGINAL es un MECANISMO (un artificio) ideado por Rawls para tener en cuenta el hecho de que existen desigualdades sociales y económicas que influyen realmente en las oportunidades de la gente en una sociedad en la que, al menos formalmente los ciudadanos son libres e iguales.
Por ejemplo nuestro país es uno de los que posee una legislación más avanzada respecto a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y la protección de los derechos de la mujer (Ley para la Igualdad Efectiva entre Hombres y Mujeres de 2007 y Ley de Protección Integral Contra la Violencia de Género, de 2004), sin embargo los datos muestran tozudamente que, a medida que se asciende en cargos de responsabilidad social y de poder de decisión, el número de mujeres que los ocupan va haciéndose cada vez menor. El llamado “Techo de cristal”, es una realidad.

El artificio de la POSICIÓN ORIGINAL (en el que va incluida la idea del VELO DE LA IGNORANCIA) garantiza que nuestras CONVICCIONES  sobre cuál debe de ser la estructura básica de la sociedad democrática –un sistema de COOPERACIÓN- entre ciudadanos libres e iguales- sean las únicos que intervengan a la hora de establecer el modo en que se van a distribuir los bienes para regular las desigualdades sociales. Rawls piensa que la igualdad equitativa de oportunidades a la que ha hecho referencia anteriormente como una de las cuestiones que se incluyen en nuestras convicciones básicas sobre cómo debe ser una sociedad justa, exige un esfuerzo de cooperación, para garantizar una igualdad real, no solo meramente formal o teórica, de oportunidades.

La Justicia en una sociedad democrática liberal


Bueno, ellos, en realidad,ellos  no son partidarios del pluralismo, ni mucho menos son razonables. 
Esta larguísima entrada tiene como propósito ayudaros a descifrar el lenguaje con el que John Rawls expone su teoría política, a veces su estilo puede resultar un poco árido y abstracto. El texto que vamos a estudiar en clase es breve pero denso. Espero que este comentario os ayude con el contenido del epígrafe 12. 

La justicia como equidad, una reformulación

Segunda parte: los principios de la justicia

(§12. Tres cuestiones básicas)

   La propuesta política de Rawls se enmarca en el LIBERALISMO POLÍTICO: la concepción según la cual todos los seres humanos nacen libres e iguales y son sujetos de los mismos derechos y libertades básicos: libertad política, de expresión y reunión, de conciencia y de pensamiento y libertad personal. Estas libertades y derechos son inviolables, es decir un estado justo tiene que garantizar estos derechos. Por eso el liberalismo político defiende la separación de poderes, la soberanía nacional, el sufragio universal y la separación Iglesia-estado. De este modo se garantiza que el Estado no va a abusar de su poder contra los derechos y libertades de los ciudadanos. La teoría política de Rawls solo sirve para la SOCIEDADES DEMOCRÁTICAS, sus ideas no se pueden aplicar en un estado totalitario o en una tribu africana, por ejemplo.

   El PODER POLÍTICO  de un estado es legítimo (justo) cuando es ejercido conforme a las leyes de un país, es decir conforme a lo establecido en una constitución.
Las sociedades democráticas se caracterizan por dos hechos:

1-                      Existencia de un PLURALISMO RAZONABLE: PLURALISMO quiere decir diversidad de convicciones morales, religiosas, filosóficas, políticas etc.. con las que se identifican los integrantes de las sociedades democráticas actuales. Estamos ante un hecho (nos guste o no) que no es pasajero. Las cosas son así.  Por lo tanto no podemos esperar a que la gente renuncie a sus convicciones para conseguir acuerdos sociales, a lo que hay que renunciar es a la idea de que se puede fundamentar las normas sociales en las convicciones de las personas, porque estas convicciones son diversas y, para quién las tiene, irrenunciables.  RAZONABLE, quiere decir que todos entendemos que, en un contexto democrático, ninguna de esas convicciones puede imponerse sobre las demás ni usarse para impedir un consenso sobre principios básicos de convivencia (es entender, por ejemplo, que mis convicciones políticas no pueden imponerse sobre las de mi vecino ni las de él sobre las mías, sino que debemos intentar convivir respetando la pluralidad de puntos de vista políticos)

2-                      SOBERANÍA POPULAR: Estamos ante otro hecho,  el de que, en una sociedad democrática  el poder político procede de los ciudadanos que, como un “CUERPO COLECTIVO”, son libres e iguales en el ejercicio de su poder. La legitimidad del Estado procede, precisamente del hecho de que su poder le ha sido otorgado libremente por los ciudadanos y por lo tanto la obligación del Estado es proteger los derechos de todos los ciudadanos.

   Estos dos hechos, considerados conjuntamente plantean el problema de la LEGITIMIDAD POLÍTICA DEL ESTADO. Que puede entenderse del siguiente modo: si una sociedad democrática está formada por ciudadanos con diferente concepción de la justicia (1er.  hecho), ¿cómo podemos llegar a un acuerdo sobre las leyes que deben regular y proteger igualmente todos nuestros derechos? (2º hecho). Por ejemplo, puede que a mí me parezca justo que se enseñe religión en las escuelas pero mi vecino, que es ateo, esté en contra. ¿Por qué debemos someternos ambos a una ley estatal que regula la enseñanza de la religión en las escuelas?.

   Rawls defiende que la concepción de la justicia en un Estado Liberal debe ser una CONCEPCIÓN POLÍTICA. Esto significa que el poder político no se puede fundamentar en las convicciones morales de cada uno, sino en el CONSENSO, es decir en el acuerdo con una constitución cuyas líneas básicas y fundamentales (sus “ESENCIAS”) puedan ser aceptadas por todos los ciudadanos.  Sería una Organización legislativa basada en unos principios que puedan ser aceptados por todos porque todos somos CIUDADANOS RAZONABLES: personas capaces de entender y de poner en práctica una idea de bien común y CIUDADANOS RACIONALES, personas capaces de entender que debe haber unas leyes comunes para todos . Por ejemplo, mi vecino es razonable cuando entiende que es bueno para todos los niños aprender a respetar y ser tolerantes con las creencias  de los demás en cuestiones religiosas , y es racional cuando entiende que la ley que permite que se imparta clase de religión en las escuelas para los niños de familias religiosas, aunque a él particularmente no le guste, es  una ley que buena para todos y merece ser respetada.   
       
   Teniendo esto en cuenta, desde el LIBERALISMO POLÍTICO,   el PRINCIPIO LIBERAL DE LEGITIMIDAD, o, en otras palabras el principio al que debe atenerse el Estado para poder ejercer legítimamente su poder sobre los ciudadanos responde al  siguiente requisito:

   Debe ejercerse de acuerdo con una constitución que establezca principios básicos de convivencia (CUESTIONES DE JUSTICIA BÁSICA o de ESENCIAS CONSTITUCIONALES), es decir, de principios que todos los ciudadanos puedan aceptar (como seres razonables y racionales) en búsqueda de un bien común. Es un DESIDERATUM ADICIONAL –algo deseable, aunque no siempre se pueda lograr- que cuestiones legislativas que tengan que ver con esas esencias, también puedan resolverse por medio del consenso. Así pues, podríamos concretar nosotros, una esencia constitucional podría ser, aceptar la existencia de un sistema educativo público y universal que garantice la educación básica de la ciudadanía porque se trata de algo que responde al interés general. Las leyes educativas que regulen ese sistema educativo público, deberían ser consensuadas (desiderátum) ya que conciernen a un principio constitucional y, bueno, la falta de consenso en esta cuestión genera problemas importantes que afectan a la comunidad educativa.

   Añade Rawls que en la concepción política de la Justicia debe esperarse que la formulación de sus principios y valores deben ser compartidos por todos, esto presupone una RAZÓN PÚBLICA –una racionalidad colectiva que se pone en marcha para establecer estos valores compartidos- y una RAZÓN LIBRE por cuanto en una democracia liberal, se debe garantizar el libre intercambio de ideas  (recuerda un montón al “libre uso público de la razón” de Kant, ¿verdad?)

   En cualquier caso, Rawls reconoce que hay cuestiones legislativas en las que no queda más remedio que recurrir al voto, y el voto puede estar influidos por factores no políticos, sino morales. Así mi vecino y yo podemos, por nuestra distinta actitud ante la religión, estar profundamente divididos en lo referente al aborto, y aquí el consenso sería imposible, entonces, los votos deciden. Pero en las reglas básicas del juego político el consenso debe ser la base de las decisiones que se tomen, sobre todo porque muchas de ellas harán posible la COOPERACIÓN SOCIAL EQUITATIVA  entre los ciudadanos. Rawls se refiere a las cuestiones de justicia básica, como, en nuestro ejemplo, el derecho a la educación.

CONDICIONES PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA PARED: EL FENÓMENO Y EL NOÚMENO.

Estas dos extrañas palabrejas fueron utilizadas por Immanuel Kant, uno de los más grándes filósofos de la historia, que abordo (y bordó) un análisis de la realidad y de nuestro modo de conocerla tan original e impactante que, con justicia, podemos afirmar que, en la historia del pensamiento hay un "antes" y un "despues" de Kant.
Fue un hombrecillo maniatico, con una vida rutinaria. Nunca salió de su su ciudad natal: Königsberg, a pesar de ello se convirtió en una celebridad, y a su muerte, fue enterrado con grandes honores. Puedes saber más cosas sobre la biografía de Kant en esta página.
Las ideas de Kant sobre la realidad y nuestra relación con ella, es decir nuestro conocimiento del mundo, son complejas. No obstante vamos a intentar aclarar algo las líneas generales de su epistemología, de acuerdo a lo que él explicó en su obra más célebre: la "Crítica de la Razón Pura" (que publicó en 1781).


Veamos: Kant estudió  en la Universidad de Königsber las ideas de Descartes y del resto de los racionalistas, asumiendo con entusiasmo  que la razón es el tribunal que establece lo que es realmente verdadero y lo que no, pero más adelante, leyó la obra del filósofo empirista escocés David Hume, y entendió la importancia de la experiencia sensible en el conocimiento. 
Así que buscó una descripción del funcionamiento de nuestra razón al construir el conocimiento en la que se reconociese la importancia de los datos procedentes de nuestra sensibilidad, pero que, al mismo tiempo tuviese en cuenta que es nuestra razón la que procesa, organiza y sintetiza todos estos datos. 

Para entender su teoría, fíjate en este ejemplo: podríamos comparar el conocimiento con una pared que fuésemos construyendo. Para levantar nuestro muro, tan necesarios son los ladrillos como el cemento. Los ladrillos serían los datos sensibles, pero éstos, en sí mismos, no tienen ninguna consistencia si no los unimos con un cemento: pues bien, este sería el papel de nuestra razón: aporta el "cemento" que permite encajar unos ladrillos con otros. El "cemento" de nuestro conocimiento son una serie de conceptos generales como el de espacio y tiempo, que son las coordenadas de nuestras  percepciones o las ideas de unidad, sustancia, causa, pluralidad, y otras muchas, que nos permiten unificar y comprender lo que percibimos. (Si quieres una explicación más detallada de todo esto revisa esta página). Lo interesante y original en Kant, es cómo consigue relacionar y complementar dos concepciones del conocimiento que, en principio, parecían incompatibles: ni nuestros sentidos nos engañan, como decía Descartes, ni todo lo que sabemos procede únicamente de la percepción, como decía, por ejemplo,  Berkeley para quien "ser es ser percibido".

Dos "fenómenos" futbolísticamente hablando!
Y aquí es dónde aparecen las dos palabrejas del título de la entrada. Yo solo puedo entender la realidad  del modo en que mí razón puede organizarla. Nunca, explica Kant,  podré conocer como es la realidad en sí misma (el NOÚMENO), sino solamente  tal y como es para mí (EL FENÓMENO), es decir, al modo en que mi razón la interpreta y organiza de acuerdo con las herramientas que mi razón posee. 
Obviamente, puedo pensar que exista una realidad en sí, más allá de lo que yo puedo conocer de ella. Pero nunca podré conocerla, ya que mi conocimiento está circunscrito a lo que mi razón organiza y al modo en que mi razón lo organiza el mundo real. 
Quizás este vídeo te ayude a comprender un poco mejor esta complicada cuestión:



Sobre huracanes y otras catástrofes no tan naturales


 "En el verano de 2004, el huracán Charley salía con toda su violencia del Golfo de México para acabar en el Atlántico y de paso asolar Florida. Murieron veintidós personas, los daños ascendieron a 11.000 millones de dólares. En una gasolinera de Orlando vendían a diez dólares las bolsas de hielo que antes costaban dos. Como no había energía eléctrica  a muchos no les quedó más remedio que pagar. Los árboles derribados aumentaron la demanda de motosierras y reparaciones de tejados. Por retirar dos árboles del tejado de una casa se pidieron 23.000 dólares.  Las tiendas que vendían pequeños generadores eléctricos por 250 dólares querían ahora 2000. A una mujer de setenta y siete años que huía del huracán con su anciano marido y una hija discapacitada le cobraron 160 dólares por noche por una habitación de hotel que normalmente costaba solo 40.
Muchos montaron en cólera en Florida por esos precios hinchados. “Tras la tormenta, los buitres”, rezaba un titular del periódico USA toda. Un vecino, cuando le dijeron que quitar un árbol que había caído sobre su tejado le iba a costar 10,500 dólares, declaró que estaba mal que “quieran aprovecharse de las penalidades y desgracias de otros”. El fiscal general de ese estado pensaba lo mismo: “Estoy asombrado de hasta dónde debe de llegar la codicia en el corazón de algunos para que pretendan aprovecharse de quienes están sufriendo por el huracán”.
El huracán dejó tras de sí un debate sobre los precios abusivos. La cuestión se planteó en los siguientes términos: ¿debe intervenir  el Estado prohibiendo las subidas especulativas de precio incluso, si con ello interfiere la libertad de compradores y vendedores para cerrar los tratos que deseen?, o por el contrario ¿se debe dejar libertad a la gente para que venda los productos al precio que se derive de la ley de la oferta y la demanda?.
Florida tiene una ley que prohíbe las subida especulativas de precios. Tras el huracán la oficina del fiscal general recibió más de dos mil quejas. Algunas llegaron a los tribunales, y con éxito. Una cadena hotelera tuvo que abonar 70.000 dólares en multas y devoluciones a clientes a los que se había cobrado de más.
Sin embargo, según algunos economistas defensores del libre mercado, “precio abusivo” es una expresión emocionalmente potente pero carente de sentido desde el punto de vista económico. Según estos economistas los “precios abusivos” son simplemente precios claramente mayores de lo acostumbrado, pero los precios a los que se está acostumbrado no son moralmente sacrosantos, no son más especiales que cualquier otro precio que las circunstancias del mercado –incluidas las creadas por el paso de un huracán- pueden propiciar.
De acuerdo con las teorías del libre mercado, un precio más alto del hielo, el agua embotellada, las reparaciones de los tejados, los generadores o las habitaciones de los hoteles, tiene la ventaja de que incentiva a proveedores de servicios a suministrar lo necesario incluso en las circunstancias más difíciles. Hace que merezca la pena el esfuerzo por producir y vender, por lo tanto no tiene nada de injusto: los precios altos simplemente reflejan el valor que compradores y vendedores deciden darles a las cosas que intercambian"

(Adaptado de M.J. Sandel: “Justicia, ¿hacemos lo que debemos”. Random House, Mondadori, 2011)

Lee el texto y  responde a las siguientes preguntas.¿Es justo o no que los precios de productos básicos suban en situaciones de emergencia social?
  1. ¿Debe el Estado poner límites y castigar la codicia de la gente?
  2. ¿Consideras justo que el  Estado limite la  libertad del  ciudadano para que decida qué precio quiere ponerle a las cosas que vende?
  3. ¿Es justo que el Estado intervenga en cuestiones morales?


John Rawls: Una vida marcada por el convulso siglo XX

Acabamos el curso analizando el pensamiento de uno de los filósofos mas relevantes del siglo XX: John rawls. Aquí tenéis algunos vídeos sobre su vida y circunstancias. 


Este primer documental expone brevemente los grandes conflictos que sacudieron al mundo durante el siglo XX y determinaron la  forma en la que Rawls entendió cómo debía ser la convivencia humana. Su teoría de la justicia no hubiese sido posible si Rawls no hubiese vivido situaciones de profunda injusticia: la Gran Depresión en Norteamérica y la Segunda Guerra Mundial. 




Este segundo vídeo nos explica la biografía de Rawls. Está en italiano pero se entiende muy bien, en cualquier caso os dejo la transcripción al castellano (gracias a la ayuda de google traductor, ¡bendita tecnología!)


 "Hijo de un prominente abogado, John Rawls nació en Baltimore, Maryland, el 21 de febrero de 1921. vivió  en una familia de credo democrático, en un entorno sensible a la igualdad y la justicia.
Durante la infancia el pequeño John pierde dos de sus cuatro hermanos debido a una enfermedad infecciosa. Estos acontecimientos le provocan un shock  que causará  un ligero tartamudeo durante toda su vida. Rawls asistió a la Universidad de Princeton y participó en la  la Segunda Guerra Mundial en el ejército de Estados Unidos en Nueva Guinea, Filipinas y Japón, donde fue testigo de  los efectos de las bombas nucleares sobre Hiroshima. Muy impresionado por estos acontecimientos , abandonó  el ejército en 1946 y regresó a Princeton para obtener un doctorado en filosofía moral. En 1952 obtuvo una beca para la Universidad de Oxford, donde entró en contacto con las ideas del gran filósofo liberal Isaiah Berlin y el filósofo analítico del derecho Herbert Hart. De vuelta en los EE.UU, comenzó su carrera docente en la Universidad de Harvard. En esta prestigiosa universidad fue maestro de Thomas Nagel, Tim Scanlon y otros de los más famosos filósofos contemporáneos. Incluso tras el éxito tras la publicación de su aclamada obra "A Theory of Justice", 1971, Rawls rechaza el papel del intelectual público y rehúsa cualquier reconocimiento. Sólo Bill Clinton, en 1999, logra que acepte  la  medalla para las humanidades
Tras un   un ataque al corazón, Rawls se ve obligado a dejar sus amadas  aulas universitarias; muere de un paro cardíaco en su casa en Lexington, cerca de Boston, 24 de noviembre 2002"

Para entender a Nietzsche...

                                                              
Para entender el sinsentido y la traición a la vida perpetrada en el origen de nuestra cultura, tal como lo explica Nietzsche en la "Genealogía de la moral". Os dejo la presentación que estamos utilizando en clase estas últimas semanas. 



No dejéis de revisar el comentario al este texto  que Eugenio Sánchez Bravo publicó en su excelente blog: Aula de filosofía. Os será de gran ayuda. 

Y para terminar, una versión friki (aunque en momentos, rigurosa) de la vida y las hazañas de nuestro filósofo... indescriptible pero divertido.



¡Disfrutad de la primavera!



La verdad como utilidad: Jeremy Bentham



¿Puede ser algo considerado verdadero simplemente porque es útil?
Esta era la idea que defendió Jeremy Bentham a finales del siglo XVIII, fundando una corriente filosófica que tuvo una honda repercusión en el pensamiento anglosajón: el Utilitarismo.

Jeremy Bentham (1748-1832)

Los utilitaristas  presuponen que no existe “La Verdad”, es decir que no hay una única descripción correcta de la realidad. La verdad es relativa a nuestras circunstancias concretas, nuestros intereses y prioridades. El utilitarismo considera que las ideas verdaderas son aquellas que se revelan como más útiles, en el sentido de que las consecuencias prácticas de su aceptación contribuyen al bienestar y la felicidad humanas. Por eso  la verdad de una idea se define por su utilidad, es decir, por los resultados o consecuencias producidos por ella. De ahí que esta doctrina se conozca también con el nombre de consecuencialismo.

El utilitarismo parte del supuesto de que todo ser humano persigue la mayor felicidad posible, esta es el objetivo de todas sus acciones, públicas-políticas y privadas-morales. Una felicidad que concibe, además, de modo hedonista; se busca en el fondo y siempre aumentar el placer y disminuir el dolor. Lo correcto es pues, todo lo que promueve la felicidad.

Ahora bien, hay que entender que Bentham no defiende el placer fácil e inmediato, sino de calcular el efecto a corto, medio y largo plazo de la actuación, algo que a corto plazo puede resultar un sacrificio, puede ser muy beneficioso a largo plazo. Por otra parte el utilitarismo tampoco es un egoísmo individualista. De acuerdo con las ideas de Bentham, lo que es bueno solo para mí, y me enfrenta a los demás, acaba convirtiéndose en algo malo. Así que el mejor modo de fomentar el propio interés es promover el interés global, el bien es mayor cuando lo es para todos.

 El utilitarismo nos anima a calcular cuidadosamente las consecuencias de nuestras decisiones. Por ello, cuando estudiemos las diversas opciones con las que contamos, consideraremos correcta –y por lo tanto, verdadera- la que tenga consecuencias positivas para la mayor cantidad de personas.


El sentido del utilitarismo se comprende mejor si tenemos en cuenta cuál fue la intención de su autor. Bentham pretendía reformar la legislación británica, que en aquella época mantenía unas desigualdades sociales y políticas muy grandes. Como era un ilustrado, defendía un orden social basado en el análisis racional de lo justo y de lo injusto. Simplemente trataba de trasladar a la vida social y política la sensata idea de calcular los costes y beneficios de cada idea, adoptando en cada caso, como correcta aquella que sea más beneficiosa en términos de felicidad general. 

 
BaBel Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger